Conociendo La Habana y Varadero (Cuba)

Hola viajeros! les cuento de un nuevo destino que visité en noviembre: Cubaaa !, este viaje salió improvisado…era octubre, no lo pensamos nada y con mi amiga ya teníamos comprado nuestro viaje.

Quizás no tenga grandes datos de costos reales, porque por primera vez compré un paquete con casi todo incluido, estaba súper económico, así que no había que perder la oportunidad. Comprendía 2 días en La Habana y 5 días en Varadero. Para mí, era perfecto porque de verdad quería un destino para descansar y desconectarme de todo (y realmente lo fue, les contaré más adelante). Contaré mi apreciación de cómo fue todo (recuerden que es mi opinión, no necesariamente todos percibimos lo mismo). 

Escala en Panamá, segunda vez ahí, pero sólo en escala. Llegando, ya se sentía el calor tropical jaja. Llegamos al aeropuerto de la Habana, era como retroceder en el tiempo, daba la sensación que era un terminal de buses. Los policías los encontré un poco apáticos, me llamó la atención que la mayoría del personal se veían extremadamente jóvenes… ¿o yo estaré vieja? jajaja. Hay que tener cuidado con el equipaje, porque se acumula mucha gente y nadie supervisa si realmente están retirando el equipaje correspondiente. Hay que estar con los ojos bien abiertos, el lugar en general, se ve muy desordenado. 

→Datos importantes: 

  • Dinero: Llevar euros, ya que los dólares americanos los castigan mucho y te dan menos dinero. Este fue otro tema, estábamos esperando a la persona que nos llevaría al hotel. Preguntamos a dónde podíamos cambiar de forma segura y no nos dijo dentro del aeropuerto (cosa que uno piensa que sería lo más seguro). Nos llevó frente al aeropuerto, a un lugar que estaba lleno de “oficinas”. Entramos a la que nos dijo el caballero y cambiamos los euros a Peso cubano convertible (CUC). Algo importante, en Cuba también existe el Peso cubano (CUP), pero esos pesos, lo usan sólo los cubanos (tienen otro valor). Aquí un ejemplo:

1 CUC = 777 pesos chilenos / 0.84 euro/ 1 dólar

1 CUP=  29,75 pesos chilenos/0.03 euro/0.04 dólar

Es por eso, que hay que fijarse en qué moneda te dan tu cambio o vuelto. Te recomiendo igual llevar activada tu tarjeta de crédito en caso de emergencia, pero no creo que la uses. Tarjetas de origen estadounidense, no son aceptadas. 

Hay cosas que uno no piensa en el momento, pero no nos habían dado ni un recibo ni boleta que respaldara nuestra compra de CUC. La mayoría nos dijo, que la falsificación de dinero, era casi nula. Pero de todas maneras, nos confiamos y podríamos haber perdido todo el dinero. 

Cuando ya estábamos en el aeropuerto para regresar a Chile, fui a la caja de cambio del aeropuerto porque me habían sobrado algunos CUC. La fila era enorme, así que finalmente regresé a la oficina para poder cambiar mis CUC a euros (sí, otra vez estaba confiando). El final de esta historia:  pude cambiar mis euros a pesos chilenos. Maravillosoooooo. 

  • Taxis: Su valor es caro, dicen que son de los que más ganan dinero. Como algunos sabrán, Cuba es un país con altas cifras de pobreza. Su mayor ingreso es el turismo, por lo cual todos querrán llevarte en su taxi. Existen los taxis descapotables (35 CUC la hora), los coco taxis se supone que usan taxímetro, pero nunca fue así, el precio es conversable con el chofer. Nosotras recorrimos casi toda La Habana arriba de un coco taxi, es que la adrenalina, es otra cosa jaja. 

 

  • Souvenirs: Nos recomendaron ir a comprar a  los almacenes San José. Es un galpón muy grande, donde encuentras artesanías, ropa, cuadros, etc. Si te gusta comprar, hay que ir con tiempo. Por lo menos en mi caso, cada vez gasto menos tiempo en estás cosas (traigo recuerdos, pero lo justo y necesario).

 

  • Comida: Sólo diré algo en general, cuesta encontrar alimentos que quizás uno suele consumir. Yo como adicta al chocolate, lo único que encontré al principio, fueron una galletas con chocolate. Ví muchos minimarket, pero siempre habían personas afuera haciendo la fila para entrar. Hasta la Coca- Cola cuesta encontrarla, pero tienes la opción de tomar “TUKOLA”, si no la probaste, no fuiste a Cuba jajaja. 

 

    • Seguridad: Rara vez me sentí insegura, a pesar de que caminamos por la Habana vieja de noche. De todas formas, nos dijeron que no habláramos con cubanos, porque a veces son ellos los que se pueden meter en problemas. A los turistas, los cuidan mucho. 
Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana (HAV)
Screenshot_20200802_235748_com.android.gallery3d-01
Formulario que te dan en el avión
  •  Internet: Es un choque super fuerte no tener el internet, que normalmente tenemos disponible todos los días, pero crean que en algún momento, agradecerán estar desconectados de todo. Para tener acceso a internet, se debe comprar 1 tarjeta que cuesta 1 CUC, que dura solamente 1 hora. No es necesario que gastes toda la hora en un mismo momento. Yo sólo me conectaba para hablar algo por Whatsapp, dar señales de vida y sería. La puedes obtener en el aeropuerto, hoteles, algunos negocios y sólo funciona donde encuentres la señal del WIFI para que te conectes con la tarjeta.
Screenshot_20200803_003956
Tarjeta que vale 1 CUC
Screenshot_20200803_004023
Raspar para obtener contraseña

Cuando activas el WIFI, debería aparecer el nombre de la conexión ETECSA, le das click y debe salir una ventana como esta (foto de abajo): Ingresas el número de usuario y la contraseña que raspaste. Cuando aún te queda saldo, sólo basta con conectarse al WIFI. 

Screenshot_20200803_004108

 

♥LA HABANA♥

Nuestro hotel designado, quedaba en Miramar (una de las zonas residenciales, no quedaba tan cerca de la Habana vieja). El lugar se llama: Hotel Memories Miramar. Les dejo el link del hotel  http://www.memoriesresorts.com/

Como estuvimos poco tiempo, no alcanzamos a disfrutar de la piscina, el desayuno tipo buffet estaba incluido (muy bueno). Sólo en el lobby había conexión de WIFI. 

Si hubiera podido escoger el alojamiento, claramente hubiera sido más en el centro, así puedes aprovechar más el tiempo y ahorrar mucho en taxi jaja.

Screenshot_20200802_235817_com.android.gallery3d-01
Nuestra pieza, con aire acondicionado, Tv

Llegamos al hotel y nos fuimos a recorrer algo de la Habana vieja, aquí abajo comiendo en una de las famosas casas donde encuentras comida casera. La cantidad de comida era excesiva para 2 personas jaja. Buen ambiente y todos muy amables. 

Antes de sentarnos y decidir dónde comer, todos nos ofrecían sus servicios de comida, la verdad fue un poco agobiante. Mientras estás comiendo, hay cantantes, dibujantes, vendedores, etc,  que obviamente esperan algo de cooperación. 

Screenshot_20200802_235936_com.android.gallery3d-01
 Las otras personas que se ven, están en otras casas

 

Screenshot_20200803_003542
Catedral de La Habana

 

El bar Floridita, un imperdible si quieres tomar Daiquirí. Como es un lugar popular, el precio del trago es más caro que en otros lugares, pero vale la pena conocer este bar. Estaba lleno, así que nos sentamos en la barra. Saliendo de este lugar, conocimos a nuestro chofer de coco taxi preferido (Carlos), quien nos llevó a nuestro hotel, que estaba muy lejos de ahí. 

Screenshot_20200803_000129_com.android.gallery3d-01
Afuera del Floridita 🙂

Esa misma noche, conocimos el reconocido bar La bodeguita del medio. Aquí encuentras los famosos mojitos. En la parte del bar, se concentra la mayor parte de las personas, según mi opinión, es ahí donde se pasa mejor. Adentro, habían muy pocas personas. Afuera del local, era un mar de personas. Música en vivo, muy entretenido. 

Screenshot_20200803_003443
 ¿Quién dijo mojitos?

 

Screenshot_20200803_003425
El amigo quería una foto, afuera del bodeguita

 

Screenshot_20200803_003831
Otro amigo, que nos habló mucho jaja

 

Screenshot_20200803_000416_com.android.gallery3d-01
Recorriendo las calles de la Habana

Nuestro amigo Carlos, nos llevó al Callejón de Hamel, lleno de colores y murales representativos de la cultura afrocubana. Este lugar no ocupa más de 200 metros. Aquí, probamos el famoso “negrón” que sólo lo encuentras en este lugar. Ingredientes de este trago: albahaca, miel, hielo, ron blanco y otro ingrediente secreto.

 

Screenshot_20200803_003610
Callejón de Hamel, tomando el negrón

Seguimos en nuestro recorrido y nos encontramos con el Capitolio, lo vimos por fuera, pero lamentablemente la fachada estaba en restauración. De todas formas, pude captar esta foto de un día normal en La Habana.

Screenshot_20200803_003224

El viaje fue en noviembre (en Cuba era invierno), pero la temperatura más baja, era de 28º C. No olvidar botella de agua, lo más necesario para recorrer bajo el sol ( a parte del protector solar).

Screenshot_20200803_003245

 

No podía faltar la foto con nuestro chofer Carlos, nos contó su vida y realmente fue muy grato pasar tantas horas con él. Le agradezco mucho todo lo que nos cuidó mientras estuvimos en La Habana. 

 

Screenshot_20200803_003317

Llegamos a la famosa Plaza de la Revolución. En ese mismo lugar (porque el espacio es enorme), también se puede observar un obelisco de 142 metros de altura, se puede subir por ascensor. No subimos, porque el calor era terrible y por ese día, ya era mucho el cansancio de caminar. 

En este lugar, está lleno de autos clásicos convertibles, de todos los colores que puedes imaginar. Si quieres sacarte una foto arriba del auto, debes pagar. Pero algunos dueños te dejan sacar fotos afuera del auto.

Screenshot_20200803_003137
 Plaza de la Revolución

 

Screenshot_20200803_003107
Manejando en Plaza de la Revolución (coco taxi)

Llegamos al Parque John Lennon, ubicado en el Vedado (La Habana), se llama así por la estatua del artista inglés. Le faltaban los lentes, de todas formas nos sacamos muchas fotos entretenidas en este parque.

Screenshot_20200803_004706-01
I LOVE YOU

 

Screenshot_20200803_002928
 El dueño de este auto, nos dijo que nos sacáramos todas las fotos que quisiéramos                                                            (Parque de Lennon)

Nos despedimos de La Habana, para seguir nuestro camino hacia Varadero. Un bus, nos pasó a buscar al hotel y a otros pasajeros de otros hoteles. El viaje tiene una duración de 1 hora y media aproximadamente.

La foto de aquí abajo, no logra mostrar lo bello del paisaje. Yo iba pegada a la ventana mirando los lindos paisajes verdes.

Screenshot_20200803_000601_com.android.gallery3d-01

Camino a Varadero, el bus se detuvo en este lugar (foto de abajo), había música, tragos típicos de Cuba, artesanías y un pequeño minimarket donde encontré mis galletas de chocolate :(.

Existen baños, donde puedes dejar tu cooperación :).

 

Screenshot_20200803_004439-01
Con el roncito blanco jaja

 

♥VARADERO♥ 

Llegamos al Hotel Be Live Experience Varadero. Aquí era todo incluido. El edificio era bastante antiguo y la única queja que tengo de este lugar, es que habían hormigas en la habitación. Quedamos todas picadas, a parte de las picaduras por los mosquitos (no olvidar llevar repelente!). Les dejo el link del hotel https://www.beliveexperience-varadero.com/

El hotel contaba con restaurant tipo buffet y otros donde había que hacer reserva. También había una tienda donde podías comprar ron, golosinas, habanos de muchas marcas, etc. Aquí, encontré chocolates ! jajaja no saben la felicidad que tuve. 

 

Screenshot_20200803_003200

 

Screenshot_20200803_003508
 En la noche

 

Screenshot_20200803_002903
La playa queda a pasos del hotel

 

Screenshot_20200803_002633

 

Screenshot_20200803_002957

Desde el hotel, nos ofrecieron un tour por el día a Cayo Blanco, el clima no era el mejor pero no había otra opción de cambiar el día, porque se venía la lluvia (incluso íbamos a hacer snorkeling). De todas formas, disfrutamos de la isla, también estaban incluidos los tragos y la comida. 

Durante la navegación en catamarán, teníamos bar abierto, música, baile, todos felices…¿qué más le podíamos pedir a la vida? jajaja

Screenshot_20200803_001128_com.android.gallery3d-01

 

Screenshot_20200803_003343
Maravilla de lugar

 

Screenshot_20200803_003022

La última foto de esta publicación, es del aeropuerto de La Habana, esperando nuestro vuelo de regreso. Creo que esta zona de embarque, no es la más “precaria” que he visto. La más insólita, fue en el Aeropuerto de Rurrenabaque (Bolivia) y no lo digo como algo malo, sino que me encantan los extremos, que al final cumplen la misma función de llevarnos a nuestros destinos. 

Screenshot_20200803_003646-01

En resumen, fue un viaje súper aprovechado, cumplió mi objetivo de descansar y desconectarse un poco de la agitada vida que a veces llevamos. Tenía la expectativa de ver a su gente más alegre, pero yo no pude percibir eso. Te sonríen, pero en el fondo, yo los veía tristes tratando de sobrevivir con lo que tienen. 

Cuba me pareció increíble a nivel cultural, a pesar de haber conocido sólo 2 ciudades, no me arrepiento de haber estado ahí. No estaba dentro de mis planes próximos e incluso, años atrás no quería visitar este país, porque lo mejor era para los turistas, algo que encuentro muy injusto. 

Sé que hay muchos lugares hermosos que puedes conocer de este país, pero la verdad, no sé si regresaría, ya que aún, me quedan muchos rincones por conocer. 

Espero que les haya gustado la publicación y ojalá regresemos muy pronto a conocer nuevos lugares. 

Les mando un abrazo a la distancia, espero sus comentarios 🙂

Pau ♥

8 días en Guatemala ! (primera parte)

Hola viajeros!, me he encontrado ausente, por motivo de mis vacaciones. Regreso, para contar unas de mis mayores aventuras por un país que es considerado ” muy peligroso”…Me sucedió algo? nada. Regresaría? sí !!!.

Estuve 8 días recorriendo algunas ciudades de este país. Fue un viaje súper intenso, usé todo tipo de transporte (privado y público) y puedo decir que sobreviví a todo tipo de comentario negativo.

En los próximos días, comenzaré a editar mi video con todos los lugares recorridos. No se imaginan la cantidad de videos que tengo, me tomará algo de tiempo 🙂 .

  • 9 de marzo de 2018: 

Para llegar a Ciudad de Guatemala, volé desde Ciudad de México a través de la aerolínea mexicana Interjet (a mi gusto, recomendada). El tiempo de viaje son: 2 horas.

Me sucedió algo muy estúpido por decirlo así. Dejé, en casa de mis amigos (en México) la tarjeta de migración con la cual entré a ese país (con el pánico de poder perderla), no me pregunten por qué jaja. Como resultado de eso, llegué al aeropuerto de Ciudad de México, tuve que ir a migración y pagar una multa de 29 dólares. Que no les suceda como a mí, lleven siempre ese documento junto a su pasaporte.

IMG_9987
Formulario de migración, no perder ni olvidar 🙂

Aterricé en el aeropuerto La Aurora a las 15:05 (hora local) y tomé un taxi autorizado del aeropuerto. Ojo con esto, el tema “taxi”, es importante en Guatemala. Hay que evitar tomar los taxis de color blanco (me atrevería a decir que el 90% son de ese color), porque lo leí en algunos blogs y también personas locales, me recomendaron no tomarlos porque a veces asaltan a las personas.

Cuando estaba dispuesta a salir del aeropuerto, quería cambiar mis dólares a quetzales (moneda del país) para pagar mi taxi.  Eso significaba, salir del aeropuerto y verme obligada a tomar un taxi de afuera. Pregunté a los taxis autorizados y se podía pagar con dólares. Mi próximo destino, era la ciudad de Antigua, que queda a una hora y media desde Ciudad de Guatemala (sin tráfico, que era muy raro en esta ciudad).

El costo del taxi fue de 45 dólares, porque primero debía ir a comprar un pasaje en bus (para ir a otra ciudad) y después continuar mi viaje hasta la ciudad de Antigua. Ese día, el viaje fue como de dos horas y media. Me fui conversando todo el viaje con el taxista, yo estaba emocionada por todo lo que veía por mi ventana. El tráfico era enorme y la contaminación era impactante (este taxi era de color blanco, pero era autorizado desde el aeropuerto).

Llegué a la ciudad de Antigua (lo primero que se ve, es un volcán), me alojé en el hostal “Selina Antigua” (15 dólares una noche),  que queda en pleno centro. Mi habitación fue compartida con tres personas más. Para variar, siempre , siempre, me toca en el camarote de arriba (debe ser por mi juventud jaja). Ese día, me cambié de ropa y busqué un lugar para comer (mi almuerzo había sido una bebida y papas fritas del avión). Estaba tan cansada, que caminé como una hora por el centro, tomé algunas fotos y regresé a eso de las 21:00 hrs a dormir. Mis compañeros, llegaron tarde, así que obviamente me desperté cuando entraron.

IMG_7267
Hostal Selina Antigua

Al otro día me desperté temprano para recorrer el centro. Lo primero que hice, fue ir a la plaza principal, para cambiar mis dólares a quetzales (entré a un banco, que tenía un precio más conveniente, sólo se necesita llevar el pasaporte para poder realizar el cambio).

IMG_2565
Quetzales 🙂

La plaza central, está llena de vida y vale la pena conocerla. Se encuentra la catedral, el palacio de gobierno, palacio de ayuntamiento, entre otras construcciones. Prepárense para encontrarse con muchos vendedores locales. A veces, es muy difícil decir que no vas a comprar algo.

IMG_7317
Plaza central de Antigua

Ingresé al convento de las capuchinas (un costo de 40 QTZ o 5 dólares), donde hice una pequeña sesión de fotos con mi trípode.  Posteriormente, caminé hacia la iglesia de San Francisco, donde se pueden conocer las ruinas que quedan del convento (con un costo de 7 QTZ o menos de un dólar). Cada vez que caminas, te encuentras con alguna iglesia, que vale la pena fotografiar. Sus calles son tipo coloniales, llenas de colores y agradables para caminar. No entré al convento Santa Clara, pero también es un lugar que se  recomienda visitar.

IMG_7364
Convento de las Capuchinas

IMG_7535
Iglesia San Francisco

IMG_7530
Convento Santa Clara

Almorcé en un restaurant por 47 QTZ (6 dólares), después decidí regresar al hostal, para buscar mi equipaje y viajar hacia otra ciudad.

IMG_7591
Almuerzo en Antigua

Mi próxima parada era una ciudad, llamada “Chichicastenango” (donde se encuentra el mercado más importante de Guatemala). En un principio, mi idea era tomar el transporte público para llegar. Cuando pregunté dónde quedaba el terminal de “buses locales”, todos me respondieron: a esta hora quieres ir a Chichicastenango? (eran como como las 17:00 hrs). En realidad sí, porque ya tenía mi reserva en Airbnb (para los que no lo conocen, es un tipo de alojamiento de una persona, quien te arrienda una habitación) en casa de una familia que me estaba esperando. Lamentablemente, siempre me comuniqué a través de la aplicación, por ende, nunca solicité un número de teléfono (grave error, que comentaré más adelante). Mi segunda razón, de querer irme lo antes posible, era que tenía que levantarme temprano para ir al mercado y observar como todo tomaba vida desde las 08:00 am.

Pregunté por un transporte privado, pero encontré que era muy caro (me cobraban unos 640 QTZ o 88 dólares). Después de esa respuesta, decidí tomar un tuk tuk (conocidos así en casi todo el mundo o en simples palabras, es una moto-taxi) hacia el terminal de buses locales.

IMG_2698
Camioneta o bus de Guatemala

Llegué a ese lugar y les juro que era casi la única mujer que estaba ahí. Me preguntaron que a donde iba y también me dijeron: a está hora???? …son tres horas hacia Chichicastenango. Y bueno, sí…ya estaba decidida en que tenía que llegar como fuera. Me subí a la camioneta (como lo llaman ellos), que iba en dirección a Chimaltenango (ya que no había un transporte directo a Chichicastenango). Me subí,  la camioneta iba llena, caminé hacia el fondo y me hicieron un espacio para poder sentarme. Los asientos eran de tres personas, pero yo sentía que íbamos como animales. Por suerte, mi maleta (esta vez, no viajé con mochila, porque mi espalda sufre mucho) estaba a mi vista, porque cada vez que se bajaba una persona, me daba la impresión de que mi maleta podía caer a la calle o peor aún, que la robaran. Viajé como una local más y había que aguantar el viento que entraba por las ventanas que no se podían cerrar. Pedí que me avisaran donde me tenía que bajar, ya que después debía tomar otra camioneta hacia Chichicastenango. Eran como las 19:30 hrs y me avisaron para bajarme en un lugar que realmente daba miedo. Pregunté, qué nombre tenía que decir  la otra camioneta, me dijeron: “Chichicastenango”. Me mintieron, nunca leí esa palabra. Pasaron como 10 minutos, mientras yo esperaba sola y con muy pocas personas a mi alrededor. Miré para todos lados y pensé: tengo que salir de aquí o realmente ya estaré en peligro. Le pregunté a un señor que manejaba el horario de los buses que pasaban y me dijo: acaba de pasar la última camioneta que va a Chichicastenango. Y yo qué !!!!!! no puede ser !!!! . Claro, la camioneta decía “Quiché”, nunca dijo Chichicastenango. Lo peor de todo, es que yo había visto pasar esa camioneta, pero nunca pensé que tenía ese nombre. El señor me dijo: tome un tuk tuk y quizás puede alcanzarla en el otro paradero… y si no la alcanza, deberá pasar la noche aquí. No lo pensé mucho y me subí al tuk tuk (en mi mente, yo sabía que no lo alcanzaría, pero lo hice igual). En el camino, se subió una señora, su hija y su esposo. Conversando con ellos, me dijeron que el lugar era muy peligroso y que conocían un “hotel” donde podría pasar la noche. Me bajé con ellos del tuk tuk, me acompañaron a buscar alojamiento, pero ese hotel ya no existía. Al final, esa opción no era muy buena, porque significaba madrugar al otro día, tomar la camioneta a eso de las 06:00 am para poder llegar a una hora decente a Chichicastenango y esa espera en el paradero a esa hora, también era peligrosa. Les pregunté si conocían a un taxista que me llevara a esa hora. La señora, llamó por teléfono a un taxista conocido que me cobraba 400 QTZ o 54 dólares. Yo acepté, porque ya no tenía más opciones. Me ofrecieron esperar en su casa, caminamos unas dos cuadras y llegamos. Aproveché de cambiarme de ropa, ya que andaba vestida de verano jaja.

No podía creer en el lugar donde me encontraba (la verdad es que no sabía donde estaba), esa familia le abrió su puerta a una desconocida (yo). Me emocioné de que se hayan cruzado en mi camino y me hayan ayudado de esa forma. Solamente, les pude mostrar mi agradecimiento con una fotografía. Les dije que nunca los iba a olvidar y que estaba totalmente agradecida con ellos. Esta fue, la primera sorpresa que me llevé en mi viaje, ocurrieron otras, que contaré en una próxima publicación.

IMG_2699
Familia que me ayudo 🙂

Estas son las cosas que te llenan el alma, me ayudaron sin pedir nada a cambio. Me ayudaron de la forma más linda y sincera. Desde ese día me dije:  no me ocurrirá nada, porque existe algo en mi vida, que siempre me cuida.

Finalmente, llegó mi taxi, me despedí casi a punto de llorar, pero me contuve. Realmente, me sentía feliz de que existieran personas tan buenas.

Me fui conversando todo el camino con el taxista, también fue muy buena persona. El viajé duro tres horas hacia Chichicastenango. El camino, era muy oscuro y casi no se veía nada. A esa altura, ya sentía que tres horas no eran nada … y así fue todo mi viaje en general (muchas horas, arriba de un transporte que no era cómodo).

Llegamos por fin a Chichicastenango y adivinen qué… no encontrábamos la casa a donde me iba a quedar. Las indicaciones no eran muy claras, sólo debía encontrar la casa de una licenciada (no escribiré el nombre) que quedaba al frente de un restaurant que se llamaba “los compadres”. Pasamos unas tres veces por el mismo lugar y nada. Hasta que el taxista se bajo a preguntar y le indicaron cual era la casa.

Me estaban esperando en la casa, estaba sólo el esposo de la licenciada. Él, estaba preocupado porque yo quedé de llegar a las 19:00 hrs y llegué como a las 22:30 hrs. Me sentí como en casa, me preguntó si quería comer algo, pero yo sólo quería un té, ducharme y dormir (el costo por la noche, fue de 121 QTZ o 16 dólares).

  • 11 de marzo de 2018:

Al otro día (día domingo), me levanté temprano para poder ver como se movían las personar alrededor de la Iglesia de Santo Tomás. Habían muchas personas en las escaleras a pies de la iglesia, las cuales vendían flores principalmente. Me quedé observando, de qué forma se iba desarrollando su día. Realizaron rituales mayas y católicos.Quemaron inciensos , mientras algunas personas indígenas cantaban. Después que terminó una misa, salieron desde adentro cargando imágenes de origen religioso, era un espectáculo de colores. Realmente, era impactante estar ahí y ver la cantidad de personas que estaban concentradas realizando los rituales. Todo esto se realiza, mientras se está desarrollando el mercado de Chichicastenango (abierto sólo jueves y domingos), uno de los más importantes de Guatemala. Aquí puedes encontrar hermosas artesanías, ropa típica del país y una gran variedad de cosas para comer. Sin duda, fue un destino que quería conocer sí o sí. Valió la pena el riesgo que tomé, pero al final, ese día me sentí satisfecha de haber vivido tal momento sola y a la vez acompañada de personas locales, que fueron muy amables conmigo ! Todo error sirve, para un próximo viaje !

IMG_2588
Iglesia de Santo Tomás

IMG_2700
Tortillas de maíz en el mercado de Chichicastenango

IMG_2701
Máscaras 🙂

Todo esto se viene para largo, es imposible reducir las palabras. Quizás, es un texto un poco extenso, que espero que lo hayan disfrutado los que leyeron hasta aquí. Muchas gracias! y ya me doy por pagada por poder revivir estas experiencias y poder contárselas a otros. Viajar es vivir ! un abrazo viajeros y realmente quiero leer sus comentario 🙂

 

 

 

 

Sobreviví 24 horas en un aeropuerto

Hola viajeros ! estaba un poco ausente del blog, pero aquí estoy para contar una de las experiencias que quizás todos van a vivir alguna vez en la vida… o quizás nunca lo vivan, pero sirve? sí, todo sirve ! Se viene larga esta entrada en mi blog…

Primero que todo, no diré todo lo que involucró la perdida de este vuelo (creo que eso no es relevante y menos en este lugar).

Me encontraba en el aeropuerto de Atenas (Grecia) Eleftherios Venizelos, mi vuelo era a las 19:00… llegué tarde, aún así intenté entregar mi maleta en la aerolínea Lufthansa. Me dijeron que debía ingresar por la parte de “rayos X” y pasar mi maleta por ahí. Corrí demasiado con la tremenda maleta que pesaba como 32 kilos!, la verdad no sabía a donde ir jaja, le pregunté a un guardia y me miró con cara de horror por ver lo atrasada que estaba. Logré entrar a la zona de rayos… pero obviamente, me abrieron la maleta porque tenía cosas “líquidas”, lo que era obvio, porque ese no era mi equipaje de mano.

Me botaron hartas cosas a la basura, cerraron la maleta, la volvieron a meter bajo los rayos y seguían encontrando cosas… a esa altura, era obvio que no iba a subir al avión.

Escuché mi nombre como tres veces por parlante. No sabía que decir a los encargados de la revisión. Sólo quería llorar jaja. Cuando por fin, me dicen que puedo irme, voy corriendo a la puerta de embarque. Me miran con cara de “no vas a subir al avión”, me dicen que la puerta del avión está cerrada.

Lo primero que pensé : habrá un próximo vuelo a Múnich? (lugar de mi escala), caminé hasta un policía para preguntarle, él me dice que lo más probable es que no hayan más vuelos en ese día. Me indica recoger mis líquidos de la basura…y como no? tenía cosas nuevas que había comprado :(.

Me dirijo a la aerolínea para explicar mi situación (no me pregunten cómo pude hablar, porque sólo hablaban inglés y griego), me dicen que el próximo vuelo es a las 19:00 hrs del día siguiente !!! mi cara era de espanto, iba a tener que esperar 24 horas para regresar a Chile ! y lo peor de todo es que tuve que esperar hasta el otro día, para hacer el cambio del vuelo, no se podía hacer en ese momento. Me pasé millones de rollos pensando en la incertidumbre de que si iba a poder viajar o no.

Tomé valor, me senté a llorar y tratar de tranquilizarme para poder avisar a mi familia de que no iba a llegar. Menos mal, que el aeropuerto tenía Wifi, llamé por facetime a mis padres, les expliqué la situación asegurando de que me encontraba en perfectas condiciones y que tomaría el avión al día siguiente. En un momento pensé, no tengo euros para pagar el cambio de vuelo, algo se iluminó en mi mente y fui directamente al cajero automático (se iba a vencer el plazo para girar internacional)…consejo: siempre activen sus tarjetas un día más en caso de emergencia.

Me sentía destrozada por otras razones, pero pensé que el lugar más seguro, era permanecer en el aeropuerto. Así fue, estuve 24 horas en ese lugar, recorrí cada rincón en busca de algún lugar ” cómodo” para dormir. No lo encontré, sólo habían asientos que para mi mala suerte, eran los peores !

Ya era tarde, sólo comí porque tenía que hacerlo….me fui al Mc Donald’s , me compré la típica hamburguesa tipo “griega” y me senté a comerla mientras lloraba….sí… seguía llorando jaja.

Mi pena fue tan grande, que perfectamente me podría haber ido al centro de Atenas y disfrutar un día más en la ciudad, pero no pude. Además con mi experiencia, era más seguro quedarme fija y no correr de nuevo el riesgo de perder el avión.

Llegó la noche, me traté de acomodar para dormir, pero era imposible !!!!. Tenía frío… saqué una toalla gigante que tenía en la maleta para poder taparme. Creo que debo haber dormido muy poco, cada 30 minutos despertaba. Me dieron las cuatro de la mañana y comenzaron a llegar los pasajeros al aeropuerto. Pensé que ya no iba a poder dormir, dicho y hecho. Me “levanté”, fui al baño y me cambié de ropa.

Esperé a que los encargados de la aerolínea comenzaran a atender, tuve que volver a explicar lo que había ocurrido. Me dieron la sorpresa de que mi segunda escala era en São Paulo y que la escala era de 12 horas, 12 horas más !!!!!! qué iba a hacer tantas horas en el aeropuerto de Guarulhos ??? (por cierto es más interesante y mucho más grande que el de Atenas). Le escribí a mi tío que vive en Brasil, preguntándole si me podía adoptar 12 horas en São Paulo. (finalmente estuve todo el día con mis tíos).

Después tuve otro problema, tenía que hablar con policía federal para que me dejaran salir del aeropuerto (en mi desesperación, me acerqué a un grupo de personas que trabaja en el aeropuerto y pregunté : ” ¿quién habla español?”). Logré salir…después cuando tenía que entrar, me dicen que no encontraban mi maleta, le pedí a mi tío que hablara en portugués con ellos, porque yo ya no podía más de cansancio. Ya adentro, entrego mi pasaporte y me revisan la fecha de entrada,  el policía se va y me dice “espere ” , se demoró como 10 minutos. Cuando regresó me dice : está todo bien y yo uuuuuf al fin !!!!

Finalmente, después de 2 días regresé a Chile. No creo que sea la última vez que pierda un vuelo, pero esto te hace crecer y aprender a sobrevivir en un lugar a kilómetros de distancia de tu casa y en un lugar que no hablan tu idioma! Todo salió bien, muchas gracias a los que llegaron leyendo 🙂 un abrazo !