Sobreviví 24 horas en un aeropuerto

Hola viajeros ! estaba un poco ausente del blog, pero aquí estoy para contar una de las experiencias que quizás todos van a vivir alguna vez en la vida… o quizás nunca lo vivan, pero sirve? sí, todo sirve ! Se viene larga esta entrada en mi blog…

Primero que todo, no diré todo lo que involucró la perdida de este vuelo (creo que eso no es relevante y menos en este lugar).

Me encontraba en el aeropuerto de Atenas (Grecia) Eleftherios Venizelos, mi vuelo era a las 19:00… llegué tarde, aún así intenté entregar mi maleta en la aerolínea Lufthansa. Me dijeron que debía ingresar por la parte de “rayos X” y pasar mi maleta por ahí. Corrí demasiado con la tremenda maleta que pesaba como 32 kilos!, la verdad no sabía a donde ir jaja, le pregunté a un guardia y me miró con cara de horror por ver lo atrasada que estaba. Logré entrar a la zona de rayos… pero obviamente, me abrieron la maleta porque tenía cosas “líquidas”, lo que era obvio, porque ese no era mi equipaje de mano.

Me botaron hartas cosas a la basura, cerraron la maleta, la volvieron a meter bajo los rayos y seguían encontrando cosas… a esa altura, era obvio que no iba a subir al avión.

Escuché mi nombre como tres veces por parlante. No sabía que decir a los encargados de la revisión. Sólo quería llorar jaja. Cuando por fin, me dicen que puedo irme, voy corriendo a la puerta de embarque. Me miran con cara de “no vas a subir al avión”, me dicen que la puerta del avión está cerrada.

Lo primero que pensé : habrá un próximo vuelo a Múnich? (lugar de mi escala), caminé hasta un policía para preguntarle, él me dice que lo más probable es que no hayan más vuelos en ese día. Me indica recoger mis líquidos de la basura…y como no? tenía cosas nuevas que había comprado :(.

Me dirijo a la aerolínea para explicar mi situación (no me pregunten cómo pude hablar, porque sólo hablaban inglés y griego), me dicen que el próximo vuelo es a las 19:00 hrs del día siguiente !!! mi cara era de espanto, iba a tener que esperar 24 horas para regresar a Chile ! y lo peor de todo es que tuve que esperar hasta el otro día, para hacer el cambio del vuelo, no se podía hacer en ese momento. Me pasé millones de rollos pensando en la incertidumbre de que si iba a poder viajar o no.

Tomé valor, me senté a llorar y tratar de tranquilizarme para poder avisar a mi familia de que no iba a llegar. Menos mal, que el aeropuerto tenía Wifi, llamé por facetime a mis padres, les expliqué la situación asegurando de que me encontraba en perfectas condiciones y que tomaría el avión al día siguiente. En un momento pensé, no tengo euros para pagar el cambio de vuelo, algo se iluminó en mi mente y fui directamente al cajero automático (se iba a vencer el plazo para girar internacional)…consejo: siempre activen sus tarjetas un día más en caso de emergencia.

Me sentía destrozada por otras razones, pero pensé que el lugar más seguro, era permanecer en el aeropuerto. Así fue, estuve 24 horas en ese lugar, recorrí cada rincón en busca de algún lugar ” cómodo” para dormir. No lo encontré, sólo habían asientos que para mi mala suerte, eran los peores !

Ya era tarde, sólo comí porque tenía que hacerlo….me fui al Mc Donald’s , me compré la típica hamburguesa tipo “griega” y me senté a comerla mientras lloraba….sí… seguía llorando jaja.

Mi pena fue tan grande, que perfectamente me podría haber ido al centro de Atenas y disfrutar un día más en la ciudad, pero no pude. Además con mi experiencia, era más seguro quedarme fija y no correr de nuevo el riesgo de perder el avión.

Llegó la noche, me traté de acomodar para dormir, pero era imposible !!!!. Tenía frío… saqué una toalla gigante que tenía en la maleta para poder taparme. Creo que debo haber dormido muy poco, cada 30 minutos despertaba. Me dieron las cuatro de la mañana y comenzaron a llegar los pasajeros al aeropuerto. Pensé que ya no iba a poder dormir, dicho y hecho. Me “levanté”, fui al baño y me cambié de ropa.

Esperé a que los encargados de la aerolínea comenzaran a atender, tuve que volver a explicar lo que había ocurrido. Me dieron la sorpresa de que mi segunda escala era en São Paulo y que la escala era de 12 horas, 12 horas más !!!!!! qué iba a hacer tantas horas en el aeropuerto de Guarulhos ??? (por cierto es más interesante y mucho más grande que el de Atenas). Le escribí a mi tío que vive en Brasil, preguntándole si me podía adoptar 12 horas en São Paulo. (finalmente estuve todo el día con mis tíos).

Después tuve otro problema, tenía que hablar con policía federal para que me dejaran salir del aeropuerto (en mi desesperación, me acerqué a un grupo de personas que trabaja en el aeropuerto y pregunté : ” ¿quién habla español?”). Logré salir…después cuando tenía que entrar, me dicen que no encontraban mi maleta, le pedí a mi tío que hablara en portugués con ellos, porque yo ya no podía más de cansancio. Ya adentro, entrego mi pasaporte y me revisan la fecha de entrada,  el policía se va y me dice “espere ” , se demoró como 10 minutos. Cuando regresó me dice : está todo bien y yo uuuuuf al fin !!!!

Finalmente, después de 2 días regresé a Chile. No creo que sea la última vez que pierda un vuelo, pero esto te hace crecer y aprender a sobrevivir en un lugar a kilómetros de distancia de tu casa y en un lugar que no hablan tu idioma! Todo salió bien, muchas gracias a los que llegaron leyendo 🙂 un abrazo !

Manejando en Santorini (Grecia)

Te contaré una de las aventuras extremas que he tenido en un viaje. Digo “aventura”, porque de saber cómo era conducir en esta ciudad, lo habría pensado dos veces 🙂 .

Primero que todo, para arrendar un auto, debes tener una tarjeta de crédito para asegurar los daños que puedas ocasionar al vehículo. Afortunadamente, en el mismo hostal donde me alojé, el dueño tenía el contacto para arrendar un auto (recuerdo que eran unos 42 € 0 $30.000 pesos chilenos). En mi caso, doy gracias que no sucedió nada jaja.

Todo iba bien, mientras conducía por las calles planas de Santorini. Mi destino era OIA …El camino estaba lleno de curvas cerradas que daban a un acantilado. El paisaje era un sueño, pero confieso que era la primera vez que conducía en curvas taaaan cerradas. Antes de llegar al destino final, las calles eran empinadas y con un sólo sentido del tránsito. Recuerdo que la mayor parte del tiempo, había una curva y justo venía un camión. Se imaginarán que sucedió después…. el auto se detuvo y con los nervios, no pude hacer la primera marcha. Ahí fue cuando un chofer amablemente, se bajó de su camión y pudo mover el auto. El ruido fue tan fuerte, que parecía que había fundido el motor.

Cuando regresaba al hostal, ya estaba de noche y debía estar más atenta al camino. Pero por si fuera poco, la luz de la bencina se prendió. No había ninguna estación de servicio abierta !!! . Me detuve a ver si había alguna persona que estuviera atendiendo, pero nada. Tuve que rogar a todos los santos para poder llegar a tiempo y tratar de frenar lo menos posible, para ahorrar bencina.

Consejos al arrendar un auto: 

  • Tener una tarjeta de crédito.
  • Arrendar un auto automático (tenía el mismo precio que un auto manual) si no quieres pasar bochornos. Actualmente, manejo un auto automático y me cambió la vida 🙂
  • Revisar que el combustible sea suficiente para llegar a tu destino.
  • Te recomiendo usar la aplicación de GPS MAPS.ME (es gratis y funciona sin WIFI). Descarga la aplicación y con anterioridad, debes descargar el mapa del país (en este caso, era Grecia)

Espero que les haya sacado una sonrisa, me pueden comentar más abajo si han tenido alguna experiencia parecida! Gracias por leer !

              Auto en Santorini :), Grecia, 2015.